miércoles, 30 de noviembre de 2011

Entrevista: Thiago Britos, editor de Galápagos Jogos (Brasil)

Los juegos de mesa han evolucionado enormemente en las últimas décadas, pero en Argentina los adultos todavía nos encontramos jugando los mismos juegos que jugábamos cuando éramos chicos, y en muchos casos, los juegos que incluso nuestros padres jugaban cuando eran jóvenes. Las razones de esto son de variada índole, pero por lo general tienen que ver con prácticas empresariales retrógradas y distorsivas, tanto de las editoras de juegos, como de importadores, imprentas, distribuidoras y puntos de venta.
Otros rubros de negocio han sabido adaptar su mentalidad e incorporar calidad e innovación a sus productos. En el caso de los vinos, por dar un ejemplo, hoy se ha impuesto la identificación de los varietales sobre la de “vino fino de mesa”, y esa refinación de la demanda ha permitido al productor multiplicar el valor de su producto y al cliente conseguir una mayor satisfacción, incluso a un costo mucho mayor.
A pesar de la barrera de inmovilismo de los actores establecidos, el fenómeno de los juegos de mesa se está abriendo camino en todo Sudamérica. Este fenómeno está siendo impulsado por nuevos actores más dinámicos y con una visión más clara del potencial del negocio, más conectados con sus clientes, más concientes de sus preferencias y más dispuestos a buscar alternativas para satisfacerlas mejor.

Algunas cosas sólo existen en Galápagos…

Esta entrevista procura mostrar uno de esos empresarios emergentes que serán el futuro del negocio, si alguna vez logramos que haya uno. Quisiera rescatar cómo cada una de sus respuestas condensa una forma de ver su misión empresaria y cómo ésta es radicalmente distinta a las editoras que ya conocemos.
Cuando hablo con este tipo de editores, podemos entendernos enseguida perfectamente, porque ambos sabemos cómo funciona (o no) hoy el mercado de los juegos de mesa, y cómo hay que encararlo para que salga adelante. Fíjense si estas líneas no podrían ser de un editor argentino, o de cualquier otro país de la región:

TB: Creo que Brasil y Argentina están parejos en relación a su mercado nacional de juegos de mesa. En Brasil, nosotros somos el exponente de un mercado que crece cada día, modernizando y sobrepasando la línea de juegos que ahí están desde hace casi 40 años.
Yo tuve la experiencia de visitar Argentina el último semestre y estuve en contacto con Hilaritas y Spielen, para conocer su trabajo y expectativas; y me quedé muy contento de saber que en América del Sur hay otros también intentando cambiar el escenario actual.

PM: Todos jugamos lo mismo de chicos, así que vamos directamente a lo interesante. Cuál fue tu juego “introductorio”, ese que te hizo descubrir que había vida más allá de tirar el dado y mover tu peón?
TB: Creo yo que mi juego introductorio al mundo de juegos de mesa fue Bang! (2002), de Emiliano Sciarra. Inmediatamente empecé a buscar otros juegos y luego vinieron Carcassonne (2000) y Citadels (2006), que hasta hoy aún son unos de mis juegos favoritos.


Nota del Editor: Una de las características de los nuevos editores de juegos de mesa es que les gusta jugar, juegan muchos juegos de gran variedad. En mi peregrinar por las editoras locales, tenía que llevar conmigo el Carcassonne y el Settlers of Catan, para que descubrieran de qué se tratan los eurojuegos.

PM: Cómo hiciste el salto para convertirte en una editora de juegos de mesa?
TB: Después de jugar Bang!, junto a otros dos amigos nos convencimos que había puntos a mejorar en el juego y empezamos a diseñar nuevas cartas. Cambiamos también la dinámica del juego, personajes, habilidades y ya teníamos un juego nuevo. Como comprar un juego como Bang! en Brasil es carísimo y todos nuestros amigos se encantaban con el juego, decidimos confeccionar una edición artesanal.
Y ahí estaba empezado el embrión de Galapagos. Después surgirán otros juegos, de autoría propia y ganamos forma y cuerpo como empresa. Hoy tenemos 10 juegos, entre diseños propios o en asociación, y hacemos trabajos para grandes empresas.
Nota del Editor: Otra de las características de los nuevos editores de juegos de mesa es que gerencian un proyecto más especializado, más dinámico y de menor escala. Para muchas editoras locales, el rubro de los juegos de mesa representa un segmento residual de su actividad principal como importador de juguetes o como imprenta, y lanzar 10 juegos nuevos en su esquema de negocio es algo completamente descabellado.

Horse Fever, edición conjunta con Cranio Creations (Italia). Noten el detalle de la web en varios idiomas y el link a la página del juego en BoardGameGeek.

PM: Alguna reflexión, sorpresa o mal trago que hayas tenido al entrar en la industria y que pueda ayudar a quienes quieran seguir tus pasos?
TB: Sería tener mucha osadía decir que seguir nuestros pasos es hacer lo correcto. Cada empresa tiene su propio camino y debe encontrarlo. Tuvimos innumerables desafíos para entrar en el mercado, pero creo que estarnos superándolos uno a uno.
Creo que la dificultad numero uno es que la sociedad brasileña no está lista para recibir juegos muy elaborados y demasiado pesados. Por supuesto, hay un publico “gamer", pero no es lo suficientemente grande para mantener viva una empresa hoy. Lo que comprendemos es que tenemos que conducir un proceso de maduración del mercado. Y este es un proceso no muy rápido. De esta forma, Galápagos confía y apoya toda y cualquier iniciativa relacionada a los juegos de mesa en Brasil. Creo que todas las empresas que empiezan ahora deben comprender eso. No es solo importante, pero es vital para todos que trabajemos en conjunto, para fortalecer nuestro mercado, y después cada uno buscar posicionarse en su segmento específico.

Estará lista nuestra sociedad para un juego sobre cartoneros?

PM: Hay posibilidades en tu ámbito para que otras personas hagan lo que vos hacés para la industria de los juegos de mesa?
TB: Por supuesto! Hay plenas posibilidades. El mercado está creciendo y hay espacio para todos los tipos de juegos, mecánicas, dinámicas, artes, etc. Invitamos a todos en Brasil y Argentina a que ayuden a los que están luchando para modernizar el mercado. Si pueden ayudar solamente comprando y confiando en las producciones nacionales, perfecto! Si desean ayudar creando dinámicas o ilustraciones o sugerencias, perfecto! Si desean empezar su propia empresa, con creaciones y confección propia, estén seguros que estaremos apoyándolos en que sea posible.

Renato, Yuri y Thiago en plena reunión de Directorio de la empresa

Para más información, pueden visitarlos en:
http://www.galapagosjogos.com.br/

3 comentarios:

  1. Para todos los editores que plagian juegos en Argentina. Una demostración de que se puede publicar legalmente un diseño extranjero, si hay voluntad de hacer las cosas bien. Les copio el mail recibido de Cranio Creations:


    Hello Pastor Mora,

    Yes it's a licensed version of Horse Fever for the Brasil.

    Best Regards

    Aureliano Buonfino

    ResponderEliminar
  2. Amigos acabo de conocer la web, este es el primer post que leo.

    Estoy en pleno proceso de desarrollo de una editorial de juegos de mesa independiente en Ituzaingo, somos dos hermanos medios nerds, tenemos 4 juegos de nuestra propia invencion, con mecanicas de alto contenido estrategico, basados en la similtud con la realidad en cuanto a las tematicas, que creemos son solidas para el comercio nacional.

    El problema es que nos estancamos a la hora de fabricar los juegos, ya que no sabemos a que proveedores recurrir, ya sea en piezas o impresiones de tableros, etc.

    Esto es un mensaje de SOS jajaj

    nos vendria de 10 cualquier tipo de informacion

    saludos desde el oeste! :)

    davidlaxa2004@hotmail.com

    ResponderEliminar
  3. David

    Te entiendo perfectamente, porque nosotros tuvimos el mismo peregrinar. Al punto que la única imprenta que conseguimos, que imprime cartas de la calidad que buscamos y maneja bien la humedad está a 400 kilómetros de Buenos Aires :(

    Mandame un mail con los componentes específicos que necesites y veo si puedo orientarte.

    Mucha suerte!

    ResponderEliminar